11/05/2017

KLG Movistar

Sobre

KMV, PC 

La segunda Gaming House de Latinoamérica está en Chile. Aquí, cinco jugadores y un entrenador viven juntos para dedicarse a tiempo completo al LoL, el videojuego más popular de internet. Ellos tienen sueldo, auspiciadores y están a un paso de ser el primer equipo de la región en llegar al mundial de la especialidad.Juan Abdón (23 años) es de Uruguay. Hace un año y medio llegó a Chile para dedicarse profesionalmente al League of Legends (LoL), uno de los videojuegos más populares en el mundo. Empezó a jugar a los 13 años y supo de inmediato que su hobbie se podía convertir en algo serio. “Yo más o menos me hacía la idea de que en el futuro esto iba a ser como es ahora. Invertía mi tiempo, practicaba y practicaba. De a poco mis padres fueron entendiendo de qué se trataba todo. No era algo que solo me divertía, era una competición”, relata Juan, conocido como “Mantarraya” en el juego.

Eduardo Garcés, o “Slow” (20), empezó a jugar hace cuatro años en su casa, en Talca. El juego lo atrapó; podía pasar 12 horas frente al computador mientras sus padres lo observaban con preocupación. “Me amenazaban, me decían que si seguía jugando me iban a cortar la luz”, recuerda. Una rutina que lo convirtió en un competidor destacado en el LoL.

Joaquín Pérez (20) es de Santiago y su sobrenombre es “Plugo”. Él recuerda que jugaba sin parar mientras estaba en el colegio, pero que durante el verano prefería viajar y desconectarse del mundo virtual para darse un descanso. Al salir de cuarto medio no sabía qué estudiar, por lo que tomó una decisión poco convencional. “Dije que quería dedicarme un año entero a jugar no más y ver si me llamaba un equipo. Fue muy difícil convencer a mi familia. Mientras todos mis amigos estaban ahí estudiando, yo estaba en la casa, sin nada planeado”, comenta.

Los tres son compañeros de equipo en Kaos Latin Gamer (Klg), uno de los equipos profesionales de LoL más importantes en Latinoamérica. Han competido en el extranjero, cuentan con un sueldo base de aproximadamente 600 mil pesos, y con varios auspiciadores. El equipo fue fundador de la primera Gaming House de Chile, ubicada en la comuna de Huechuraba. En dicha casa conviven tres chilenos, dos argentinos y un uruguayo. Allá entrenan en doble turno, crean estrategias y analizan las tácticas para los partidos. Por estos días, la concentración es total. El equipo está a punto de clasificar por primera vez al mundial de la especialidad, que se realizará durante septiembre en China.

Para ellos, el mundo virtual se ha convertido en una profesión.

 

compartilhe

Confira as notícias e vídeos do mundo dos games