Videojuego brasileño Distortions usa la música como "arma"