01/06/2017

Redacción Games4U

Titanfall 2 es mucho mejor que el primero

Multijugador, Xbox One, PS4, PC 

El uso del término “injusticiado” (el que sufre injusticia) tal vez sea un poco demasiado dadas las impresionantes ventas del primer Titanfall, pero el juego de la Respawn Entertainment hizo poco en arrestar a los jugadores por más de unas horas. Pero, ¿y Titanfall 2? Ah, sí, ahí muestra lo que la desarrolladora formada por ex empleados de Infinity Ward es capaz de hacer.

Titanfall 2 sigue la misma metodología de diseño del antecesor, en el que el jugador debe ser el centro de las atenciones y no debe ser un espectador a través de los momentos más impresionantes de los partidos. Por eso, la campaña es una de las más divertidas que jugamos en el 2016.

Divertido puede ser un término blando, pero sigue siendo el mejor para describirlo. Te sientes parte de la acción en todos momentos, sea durante la llegada a un planeta desconocido, sea al reparar una torre de satélite para pedir refuerzos o destruir robots gigantes - la marca registrada de la franquicia.

No hay una gran profundidad en la historia, aunque para los que no han acompañado los pasos del antecesor y no entiende exactamente las facciones presentes en el conflicto. Lo que se establece es la creación de un “lore” para futuras secuelas. Nada fuera de lo esperado, llevando en cuenta que la primera “campaña” de Titanfall fue un débil intento de mezclar partidos online con historia.

Titanfall 2

Redacción Games4U

Titanfall 2

Para una campaña tan lineal como la de Titanfal 2, la Respawn seguramente creó muchos escenarios donde existen diferentes soluciones. Hay como ser ligeramente furtivo, ir con todo hacia arriba al correr por las paredes, tirar granadas, shurikens que prenden fuego o pedir a su robot aliado - Tone – para “decimar” la horda de enemigos.

Mientras avanzábamos, era una sonrisa detrás de otra sonrisa: a veces no podíamos creer que teníamos tanto control sobre la batalla. Nos quedábamos en aquella ansiedad de que en algún punto el juego nos iba a quitar el control para mostrar una cinemática bonita y eso raramente pasaba. El jugador debe impresionarse con lo que es capaz de hacer, y no quedarse impresionado con lo que el juego es capaz de mostrar. Si depender de nosotros, estamos más que contentos con esta opción.

La jugabilidad retiene una fluidez que pocos juegos son capaces de lograr: todos los movimientos, acciones, y armas son calculados para sacar el máximo de apreciación por parte del jugador. Sea un rifle de largo alcance, una ametralladora o un lanzagranadas, no te sientes arruinado por haber escogido un estilo que escapa a las reglas.

Titanfall 2 estimula el jugador a buscar soluciones diferentes para las situaciones, visto en su mejor forma en la enormidad de modos de juego online y ahora un extendido sistema de clases y Robots.

Donde el antecesor fue duramente criticado por la “falta de contenido”, en este tenemos a los montones. ¿Quieres jugar un partido sólo contra pilotos, o quizás un robot contra robot, captura de puntos? ¡Es posible! La lista de modos sólo crece. En cada uno de ellos, nos sentimos estimulados a elegir un arma diferente, un acercamiento diferente a un problema en el combate.

La acción frenética hace que se supere, en gran parte, lo que el antecesor ya lo hizo. Los refinamientos de los movimientos son sutiles para los que nunca han jugado la serie, pero impactante para los veteranos. La adición de un gancho que permite que el jugador vaya de un lado al otro del mapa en cuestión de - literalmente - segundos. De todos los shooters que probamos este año, pocos traen tanta alegría de atrapar un gancho en el oponente mientras él eyecta de su robot y lanza un manotazo que lo hace volar a la esquina del mapa.

Con el lanzamiento del gancho, los mapas multijugadores se volvieron más amplios y, consecuentemente, más dinámicos en cuestión de tácticas y estrategias. Aquellos que no se adapten rápidamente al constante cambio están condenados a fallar.

No hay como entrar en Titanfall 2 con una mentalidad de Call of Duty u otro shooter frenético donde sólo un arma va a servirle por horas y más horas. Para contrarrestar el gancho, puedes usar furtividad, usar una lámina para marcar enemigos en el mapa o - si eres bueno de mira - eliminarlos con un rifle de largo alcance.

Es una decisión de diseño considerada por nosotros un tanto osada, ya que se desprende de tantos sistemas que vemos repetidamente en shooters. Las primeras horas de juego fueron casi un martirio para aprender que correr, saltar por las paredes e intentar la suerte no resultaba a una victoria. Era necesario entender el enemigo.

Luego que empezamos a desbloquear nuevas armas, probar nuevas opciones, usar los flancos para coger los desavisados, vimos los interesantes que pueden ser los mapas de Titanfall 2. Ellos se centran más en calidad y transformación dentro de un mismo ambiente que en la variedad, lo que resulta un poco decepcionante.

Por más grandes que sean los mapas, la Respawn todavía logra mantener una tasa de cuadros fija en 60 cuadros por segundo y, junto con Overwatch, consigue proveer uno de los controles más responsivos que hemos visto en un shooter. Rara vez sentíamos que una derrota fue por cuenta de un problema del juego, pero sí de no entender las tácticas y los robots usados por el equipo enemigo.

Por supuesto que no podemos olvidar de los robots, o los titanes, como se llaman en el juego. Superando nuestras expectativas una vez más, ellos extienden la noción de la Respawn de proveer maneras no peculiares para el combate y aún alcanzar una variedad de estilos de jugadores.

Ronin, por ejemplo, es un robot débil especialista en causar alta cantidad de daños y esquivarse de ataques de manera sublime. Scorch, por su vez, armado con un lanzagranadas, crea barreras de fuego y dispone de trampas incendiarias para crear pequeñas zonas de control en el mapa. Ion, a pesar de ser considerado “recomendable” para los novatos, ya tiene un gran arsenal con minas anti-titanes y un láser devastador disparado de su pecho que se encarga a la medida en que causa daño o ayuda al equipo a alcanzar la victoria.

Nuestro preferido se queda con Legion, una poderosa máquina de guerra armada con un minigun y un escudo móvil que manejado por un buen jugador, logra sacar un excelente provecho de las situaciones y trampas planteadas por otros titanes.

La modalidad Titanes vs. Titanes ahora se presenta mucho más divertida. Ya no es más un juego de gato y ratón, mis compañeros de equipo cerraban las avenidas principales de ciertos mapas con trampas, intentábamos flanquearlos, acorralarlos. Teníamos aquella voluntad de apuntar a la pantalla y decir “¿Estás viendo? ¡Eso era lo que yo quería del Titanfall 1!!!”

Sinceramente no queremos que Titanfall 2 se convierta en otro “injusticiado”, aún más en un año con tantos shooters. Innovación, refinamiento, mejoras y prácticamente todo lo que la comunidad pidió a Respawn está presente en la secuela. Si nunca has jugado, corras y no pierdas esa oportunidad. Si ya eres un fan del anterior, no tendrás motivos para reclamar. Que la Respawn continúe la franquicia y nos traiga aún más momentos emocionantes.

 

compartilhe

Confira as notícias e vídeos do mundo dos games

Rumor: Bluepoint Games desarrollaría la secuela de Bloodborne
EA piensa abandonar el nombre de FIFA
¡La trilogía remasterizada de GTA es real!
¡La trilogía remasterizada de GTA es real!
WB confirma novedades de Gotham Knights y el juego de Suicide Squad en DC FanDome
portal de noticias TerraEntérate de las última novedades en el nuevo portal de noticias de Terra.portal de noticias Terra